sábado, 24 de noviembre de 2018




            Juventud Obrera Cristiana de Guatemala
                        “Un joven trabajador vale más que todo el oro del mundo”
_________________________________________________________________
Guatemala 24 de noviembre de 2018

El 25 de noviembre se conmemora  a las mujeres que históricamente han luchado por mejorar sus condiciones de vida en este sistema machista y patriarcal.
Las mujeres que se  han atrevido a denunciar y exigir sus derechos  han sido cruelmente  calladas, reprimiéndolas, torturándolas y asesinándolas. Muestra de esto son las hermanas MIRABAL que fueron asesinadas por militares el 25 de noviembre de 1,960. Este suceso es determinante para que la ONU declarará el 25 de noviembre como el día de la NO VIOLENCIA CONTRA LA MUJER.
En Guatemala mueren alrededor de 62 mujeres mensualmente, sin contar las múltiples formas de violencia psicológica, física, verbal, económica y sexual que se viven día a día en el hogar, las escuelas, las calles y el trabajo. Estas cifras son alarmantes y como mujeres trabajadores tenemos presente que nos falta un largo camino que recorrer en la lucha y  reivindicación de nuestros derechos.
Como Juventud Obrera Cristiana reivindicamos los derechos de las mujeres trabajadoras que enfrentan situaciones precarias, desiguales e inhumanas. Somos conscientes que vivimos en un estado que nos violenta y no nos garantiza seguridad y justicia.
Ante esto exigimos justicia:
-          Para las niñas del hogar segura
-          Para Alejandra Icó Chub
-          Para Juana Raymundo Rivera
-          Para Juana Ramirez Santiago
-          Para las hermanas Mirabal
-          Para todas las mujeres que se nos explota en nuestro lugar de trabajo.

Y para todas las mujeres que mueren invisibilizadas y  silenciadas diariamente.












martes, 2 de octubre de 2018

Encuesta en el Puente Belice

Las y los jóvenes trabajadoras y trabajadores, tenemos derecho a espacios de recreación, ya que en las colonias en donde vivimos se nos niega todo DERECHO humano.
- DERECHO A UN TRABAJO DIGNO.
- DERECHO A UNA BUENA EDUCACIÓN.
- DERECHO A ESPACIOS DE RECREACIÓN.

NO DESCANSAREMOS HASTA QUE SE NOS RESPETEN NUESTROS DERECHOS








martes, 30 de enero de 2018

JOC POCITOS

Jóvenes Organizados ante el desempleo que se vive en Guatemala y que al parecer a las autoridades no les importan. Somos miles de jóvenes los que nos graduamos con la ilusión de tener un trabajo estable.





jueves, 9 de marzo de 2017

34 victimas de la impunidad desde el Estado...

Guatemala 8 de marzo del 2,017

San Jose Pínula es un municipio del departamento de Guatemala Ubicado a 22 Kilómetros de la de la Ciudad de Guatemala (Capital del país), EL HOGAR SEGURO, VIRGEN DE LA ASUNCIÓN,  alberga a más de 600 niñas, niños y adolescentes. El hogar está capacitado para 400 jóvenes y en la actualidad hay 800 entre hombres y mujeres.



La noche del  martes escaparon 60 jóvenes del hogar por el maltrato que Vivian día a día. Los jóvenes, ya no aguantaron la violencia física, psicológica y sexual a la que estaban expuestas. Al día siguiente se produjo un incendio en donde 34  niñas y jóvenes mujeres (cifra que puede aumentar), fueron calcinadas.  Hay más de 40 niñas y adolescentes grave mente heridas   se encuentran en los hospitales.

Hay denuncias de que las niñas tenían hijos en el hogar a causa de las violaciones.  Ante estos hechos la Juventud Obrera Cristiana quiere reivindicar y reiterar que:

  • -          Las mujeres adolescentes y jóvenes merecemos plenos nuestros derechos, que no  se nos violente a diario con acoso, abusos, discriminación y explotación laboral, sexual y domestica.
  • -          La responsabilidad de estas muertas recae en el Estado de Guatemala, en donde no identifican a los responsables de la delincuencia, sino que persiguen a jóvenes  victimas de la propia injusticia que vivimos y que murieron en esto hechos.
  • -          En los barrios  y colonias populares se criminalizan a los jóvenes para tener argumentos mediáticos de una supuesta “acción de seguridad”. Muchos jóvenes inocentes también son apresados y perseguidos.
  • -          Jóvenes, víctimas de abuso, también sufren de condiciones de desintegración familiar, en situación de calle, sin oportunidades de trabajo para sus aspiraciones personales y colectivas, sin políticas claras y reales en cuanto al acceso al empleo.
  • -          Ante esto el estado no responde ante la violencia que vivimos millones de jóvenes en Guatemala: violencia de Estado hacia el sujeto joven.


Juventud Obrera Cristiana de Guatemala señala la Responsabilidad del Estado, a la que debe responder y solucionar con la justicia ante este hecho, y un política de proteccion integral para la Juventud Guatemalteca.  


viernes, 11 de noviembre de 2016

Pedradas, informalidad y el agotamiento frente al modelo criollo en la ciudad de Guatemala.





Equipo Coordinador JOC Guatemala.

La policía municipal de transito salió apaleada de la populosa  sexta avenida. Los medios de información comercial masiva etiquetaron los hechos como disturbios, vandalismo, destrucción y bestialidad. Pero de los actores centrales y silenciosos no se dice nada: trabajadores informales, familias añejas criollas, empresariado, alcalde municipal. Las redes sociales, con participación mayoritaria de la incipiente capa social media (medio pobre, medio asalariada, medio ilusa), expresaron a coro los argumentos de canche Arzú.
El hecho ocurrido tiene causas mas profundas, enlazadas a la historia de nuestro país y a la realidad económica laboral, que condena a diario millones de trabajadores y trabajadoras.
Las y los trabajadores del sector informal. El escenario, en resumen es así: de 10 guatemaltecos, 7 están en el sector informal, y una buena parte en las calles, mercados, plazas, semáforos, etc. De cada 200 mil jóvenes que se gradúan cada año de diversificado, solo 10 o 15 mil consiguen un trabajo formal (que también es explotado). El resto se ubica en el sector informal, sin prestaciones de ley, sin  seguridad social, sin cobertura de jubilación, sin el aguinaldo para los tamales.
Y aunque se diga que no pagan impuestos, hay que recordar que de las transacciones de “calle”, es de donde se paga el IVA, uno de los principales ingresos fiscales que tiene el Estado de Guatemala. El sector informal esta en esta población.
Si no se le deja vender para conseguir la comida diaria, una reacción ocurrirá. Lo ocurrido en la sexta avenida, “los disturbios”, representan reacciones a una política de represión, persecución y decomiso de productos a las personas que venden en la calle diariamente.

Álvaro Arzú y el viejo sentimiento criollo en la ciudad de Guatemala. Arzú es el rey de la ciudad. Es el querido por su mezcla de ciudad europea en una de las capitales centroamericanas más desiguales, violentas y segregadas. Su inversión se centra en las zonas 1,2, y en el centro logístico y residencia de la oligarquía guatemalteca (zonas 9, 19, 14, 15, 16). Perpetuado en la municipalidad como el único caudillo sobreviviente de la metrópoli, mantiene la política de recuperar “la tacita de plata”, olvidando a los empobrecidos de la periferia, y priorizando el ornato del centro, en donde vive todavía la añeja oligarquía centroamericana, que tiene el poder del país desde hacer 300 años.
En esta visión de ciudad, la pobreza, informalidad, barrancos, lo NO ladino, migrantes del campo a la ciudad, desempleo, no tienen cabida. Por ello hay que desalojarlo no solo del espacio físico, sino también del imaginario de ciudad. Su lugar está en la periferia, lo autóctono – turístico, en la nota roja de los diarios.
Una visión empresarial: El modelo actual de acumulación de capital y estructura laboral le apuesta a la segregación, flexibilidad y el modelo maquilero. Esto quiere decir que los pobres deben estar donde no se les vea, donde produzcan a bajo costo, y fuera de los espacio de ganancia económica (la tierra donde hay metales preciosos, los territorios con recursos hídricos, los espacios turísticos que venden la imagen del país).
El consejo municipal representa la visión empresaria-finquera, con una tradición de 300 años que sigue manteniendo la premisa de invisibilizar a la clase trabajadora, a la naturaleza que explotan y al pueblo que construye la infraestructura que disfruta la oligarquía (como el  paseo la sexta).


La contradicción y los invisibles al ataque:
Sobre las condiciones mencionadas no es raro entender que la violencia y el rechazo a los desalojos aparezcan. Cuando 7 de 10 personas están en ese sector, no podrán ser invisibles mucho tiempo, esto no podrá permanecer mucho tiempo en la periferia de la sexta avenida, en la orilla de la ciudad, en la montaña lejos de las luces y el consumo.
A los vendedores se sumaron los que odian a Emetra, los que no trabajan, los que fuman marihuana en la zona 1, los que asaltan a los descuidados de la sexta, “los nadie”. Esto es el reflejo de la contradicción de nuestro modelo de país, y de la reacción de las y los trabajadores, que siguen vivos, escondidos bajo los análisis actuales donde el trabajo es una categoría obsoleta.

Esta contradicción seguirá estallando de diversas formas, y es el compromiso de las organizaciones populares canalizarla, hacerla movimiento y acción transformadora, que rompa con la histórica impunidad y desigualdad que caracteriza a Guatemala. 

***Fotos Prensa Libre, y Prensa Comunitaria.

Pedradas, informalidad y el agotamiento frente al modelo criollo en la ciudad de Guatemala.





Equipo Coordinador JOC Guatemala.

La policía municipal de transito salió apaleada de la populosa  sexta avenida. Los medios de información comercial masiva etiquetaron los hechos como disturbios, vandalismo, destrucción y bestialidad. Pero de los actores centrales y silenciosos no se dice nada: trabajadores informales, familias añejas criollas, empresariado, alcalde municipal. Las redes sociales, con participación mayoritaria de la incipiente capa social media (medio pobre, medio asalariada, medio ilusa), expresaron a coro los argumentos de canche Arzú.
El hecho ocurrido tiene causas mas profundas, enlazadas a la historia de nuestro país y a la realidad económica laboral, que condena a diario millones de trabajadores y trabajadoras.
Las y los trabajadores del sector informal. El escenario, en resumen es así: de 10 guatemaltecos, 7 están en el sector informal, y una buena parte en las calles, mercados, plazas, semáforos, etc. De cada 200 mil jóvenes que se gradúan cada año de diversificado, solo 10 o 15 mil consiguen un trabajo formal (que también es explotado). El resto se ubica en el sector informal, sin prestaciones de ley, sin  seguridad social, sin cobertura de jubilación, sin el aguinaldo para los tamales.
Y aunque se diga que no pagan impuestos, hay que recordar que de las transacciones de “calle”, es de donde se paga el IVA, uno de los principales ingresos fiscales que tiene el Estado de Guatemala. El sector informal esta en esta población.
Si no se le deja vender para conseguir la comida diaria, una reacción ocurrirá. Lo ocurrido en la sexta avenida, “los disturbios”, representan reacciones a una política de represión, persecución y decomiso de productos a las personas que venden en la calle diariamente.

Álvaro Arzú y el viejo sentimiento criollo en la ciudad de Guatemala. Arzú es el rey de la ciudad. Es el querido por su mezcla de ciudad europea en una de las capitales centroamericanas más desiguales, violentas y segregadas. Su inversión se centra en las zonas 1,2, y en el centro logístico y residencia de la oligarquía guatemalteca (zonas 9, 19, 14, 15, 16). Perpetuado en la municipalidad como el único caudillo sobreviviente de la metrópoli, mantiene la política de recuperar “la tacita de plata”, olvidando a los empobrecidos de la periferia, y priorizando el ornato del centro, en donde vive todavía la añeja oligarquía centroamericana, que tiene el poder del país desde hacer 300 años.
En esta visión de ciudad, la pobreza, informalidad, barrancos, lo NO ladino, migrantes del campo a la ciudad, desempleo, no tienen cabida. Por ello hay que desalojarlo no solo del espacio físico, sino también del imaginario de ciudad. Su lugar está en la periferia, lo autóctono – turístico, en la nota roja de los diarios.
Una visión empresarial: El modelo actual de acumulación de capital y estructura laboral le apuesta a la segregación, flexibilidad y el modelo maquilero. Esto quiere decir que los pobres deben estar donde no se les vea, donde produzcan a bajo costo, y fuera de los espacio de ganancia económica (la tierra donde hay metales preciosos, los territorios con recursos hídricos, los espacios turísticos que venden la imagen del país).
El consejo municipal representa la visión empresaria-finquera, con una tradición de 300 años que sigue manteniendo la premisa de invisibilizar a la clase trabajadora, a la naturaleza que explotan y al pueblo que construye la infraestructura que disfruta la oligarquía (como el  paseo la sexta).


La contradicción y los invisibles al ataque:
Sobre las condiciones mencionadas no es raro entender que la violencia y el rechazo a los desalojos aparezcan. Cuando 7 de 10 personas están en ese sector, no podrán ser invisibles mucho tiempo, esto no podrá permanecer mucho tiempo en la periferia de la sexta avenida, en la orilla de la ciudad, en la montaña lejos de las luces y el consumo.
A los vendedores se sumaron los que odian a Emetra, los que no trabajan, los que fuman marihuana en la zona 1, los que asaltan a los descuidados de la sexta, “los nadie”. Esto es el reflejo de la contradicción de nuestro modelo de país, y de la reacción de las y los trabajadores, que siguen vivos, escondidos bajo los análisis actuales donde el trabajo es una categoría obsoleta.

Esta contradicción seguirá estallando de diversas formas, y es el compromiso de las organizaciones populares canalizarla, hacerla movimiento y acción transformadora, que rompa con la histórica impunidad y desigualdad que caracteriza a Guatemala. 

***Fotos Prensa Libre, y Prensa Comunitaria.